Cómo cultivar Jengibre !

 

El jengibre es una planta perenne de la familia de las Zingiberáceas con raíces subterráneasconocido también como kion, las raíces son las utilizadas en cocina y con propiedades medicinales muy variadas debido a su alta concentración de aceites esenciales y principios activos.
El jengibre pertenece a la familia del cardamomo y la cúrcuma y uno de los países productores más importe de jengibre es Jamaica, no obstante países como China, India
Nepal y Tailandia le siguen muy de cerca.

 

Beneficios digestivos del jengibre:

Una de las muchas propiedades de esta planta es la estimulación que ofrece al páncreas, generando la producción de enzimas digestivas y evitando efectos como la aerofagia y las digestiones pesadas.

El poder antibacteriano que proporciona el jengibre resulta un cuidador esencial de la flora intestinal o microbiota tomando la labor de antibiótico natural frente a infecciones gástricas e intestinales.

Ofrece una solución al llamado síndrome de la boca seca debido a que potencia la segregación de saliva ayudando a conservar un mejor aliento.

A continuación enumeramos las soluciones que presta el jengibre frente a determinadas enfermedades y sintomatologías:

Contra las Gastritis:

Entre sus muchas propiedades bactericidas, es eficaz contra la H. pylori, bacteria muy común en problemas gástricos

Contra la úlcera:

Combate eficazmente la bacteria Helicobacter pylori consecuente en la aparición de úlceras gastro intestinales.

Contra la diarrea:

Estimula la producción de flora intestinal , entre otras Lactobacillus eliminando al mismo tiempo otras bacterias no beneficiosas como Escherichia coli responsable de gran parte de las gastroenteritis y de la diarrea.

1- El jengibre es un gran aliado para enfermedades intestinales crónicas como son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.
2- Es un eficiente antiemético .
3- Previene enfermedades cardíacas por su capacidad de licuar la sangre.
4- Acelera el metabolismo.
5- Mejora Afecciones de garganta por sus propiedades antiinflamatorias.
6- Combate las migrañas.
7- Evita la congestión.
8- Calma los dolores menstruales.
9- Refuerza las defensas.

Contraindicaciones y toxicidad del jengibre

El Jengibre es una planta con una toxicidad prácticamente nula, por lo que su consumo es seguro, el efecto secundario más frecuente es el aumento de temperatura corporal debido a la aceleración metabólica que este propicia.
También su efecto anticoagulante puede considerarse una contraindicación si estás tomando medicación del mismo género activo.

 

Cómo preparar una infusión de Jengibre:

El preparado de la infusión de esta planta es muy sencillo y usada para su consumo medicinal. Para esto se puede consumir freso o seco.

En el caso de usar fresco se puede usar cortando un trozo de raíz y haciendo una cocción de la raíz  5 minutos aproximadamente, o rallar y exprimir y simplemente agregar al agua ya hervida. Se puede aderezar con un poco de limón

En los casos en los que el Jengibre esté inicialmente seco, simplemente disolver la dosis recomendada en agua caliente para su posterior consumo.

 

Cómo cultivar Jengibre:

Dejamos la raíz en agua durante toda la noche y a continuación la seccionamos en trozos de aprox. 4 cmts de largo. Debemos asegurarnos que cada segmento tenga al menos un par de bultos pequeños, que son las yemas de las que crecerán nuestras nuevas plantas a posteriori.Llenar una maceta de unos 30-40  centímetros de profundidad con una mezcla de tierra y compost.

Un recipiente de buen tamaño en diámetro como para poner de 2 a 3 trozos de jengibre.

Presionamos los rizomas en la tierra a poca profundidad y los cubrimos con un poca tierra, sobre 3 cmts
hasta la superficie de la maceta. Se aconseja inicialmente situar las macetas en un lugar sombreado.
En un principio, comenzamos con poco riego y  luego aumentamos cuando la planta ya brote.

El jengibre gusta de la humedad y el calor. Mantendremos el suelo húmedo, pero no excesivamente empapado y en temperaturas de al menos 20 grados. En el primer año, la planta que brotará, deberá llegar a un tamaño de entre 40 a 80 centímetros de altura.

Se debe regar a diario, que la tierra quede húmeda pero sin encharcar, en un mes deberíamos tener tallos y hojas, la planta rara vez florece y no suele generar fruto, cosecharemos en 8 o 10 meses cuando la planta se empiece a secar, en ese momento dejaremos de regar y cuando ya esté seca, se cosecha y una parte de la raíz con rizomas la plantamos nuevamente, para la próxima plantación.

La Cosecha

Una vez que las plantas ya tiene un tamaño considerable, como hemos señalado previamente, podemos ir cosechando la raíz por partes y dejar a la planta seguir creciendo, de esta forma  tendremos siempre jengibre fresco a nuestra disposición y servicio.

Conservación
El jengibre es un producto poco perecedero, recordemos que el mejor de los escenarios de consumo es comerlo en fresco estado, no obstante un medio de conservación muy resultante es introducirlo en el congelador dentro de una bolsa y con poca cantidad de aire, este método le dará una duración al producto de más de un año en perfecto estado.

 

A continuación os enlazamos un video muy didáctico a la par que explícito sobre el cultivo doméstico del jengibre con cada uno de sus procesos:

Composición por 100 gramos de Jengibre:

Hidratos de carbono – 17,77 g
Fibra dietética – 2 g
Proteína – 1,82 g
Fibra dietética – 2 g
Azúcares – 1,7 g
Sodio – 13 mg
Vitamina B6 – 0,16 mg
Calcio – 16 mg
Hierro – 0,6 mg
Vitamina C – 5 mg
Potasio – 415 mg
Magnesio – 43 mg
Fósforo – 34 mg
Zinc – 0,34 mg
Folato – 11 mcg
Riboflavina – 0,034 mg
Niacina – 0,75 mg
Hierro – 0,6 mg