Kéfir – Superalimentos Tibi – Yoca

El kéfir o yogur búlgaro, también denominado como yoca en Uruguay, es originario del este de Europa y suroeste de Asia y se considera uno de los elaborados lácteos más antigüos que se conocen. El Kéfir no es realmente un yogur, si no, más bien leche fermentada con una serie de propiedades que a continuación vamos a detallar, las cuales le introducen dentro de la afamada lista de los denominados Superalimentos.

Su nombre procede de la palabra turca keyif, que significa “sentirse bien”.

Aunque su contenido en calorías no es muy elevado (100 g tienen aproximadamente las de un plátano). Por lo que si consumes una botella/tarro de kéfir de golpe, en realidad no estamos bebiendo, estamos alimentándonos. Y no sólo consumimos calorías, sino grasas, azúcares y proteínas.

Los principales microorganismos que conforman este ecosistema microbiano presente en el kéfir son: la bacteria Lactobacillus acidophilus y la levadura Kluyveromyces marxianus.

El Kéfir es, al fin y al cabo,  una masa biótica de amalgama simbiótica que combina bacterias, levaduras, proteínas y lípidos.

Se pueden encontrar tres tipos de Kéfir, el de agua, el de leche y el de té. El más conocido es el de leche pero  hay que señalar que cualquiera de los tres tipos nos van a aportar categóricamente las mismas propiedades en beneficio.

 

 

En el kéfir, la lactosa que proporciona la leche se transforma en ácido láctico y, en conjunción con este sistema microbiano que lo compone,  se potencia la regeneración de nuestra flora intestinal, y en consecuencia va a mejorar nuestras digestiones y a eliminar posibles problemas de estreñimiento. También favorece la absorción del calcio y nos va ayudar a disminuir la cantidad de colesterol

Beneficios y propiedades que aporta el Kéfir:

  1. Minerales ( Calcio, Fósforo y Magnesio )
  2. Vitaminas  ( del Grupo B y Vitamina K )
  3. Aminoácidos ( triptófano )

 

Elaboración de Kéfir:

A continuación vamos describiendo cada uno de los pasos ó fases por las que tiene que pasar :

1º. Introduce 100 gramos de Kéfir en un recipiente de un litro no metálico

2º. Añade 500 mililitros de leche a temperatura ambiente y cierra el envase.

3º. Déjalo reposar entre 24 y 48 horas.

Una vez transcurrido el tiempo anterior, podrás observar que el propio Kéfir a aumentado en tamaño y verás cómo la densidad de la leche a aumentado de forma sustancial.

Si deseas conservar los nódulos del Kéfir, simplemente debes volver a introducirlos en otro contenedor de leche a temperatura ambiente ó si lo deseas puedes guardarlo (nunca más de 2 meses) en el congelador.

 

Posibles contraindicaciones del Kéfir:

El kéfir contiene bacterias y levaduras vivas, el sistema inmunitario controla las bacterias y levaduras que entran en el cuerpo para prevenir infecciones, durante el tratamiento de un determinado medicamento que en algún caso pueda disminuir la acción del sistema inmunológico y a la vez estar ingiriendo bacterias y levaduras podría, aunque, en casos muy excepcionales, existir la posibilidad de contraer algún tipo de infección, insistimos en la baja probabilidad de este efecto, no obstante se debería tener en cuenta.

 

Analizamos a continuación el Kéfir de agua:

El kéfir de agua se obtiene mediante la fermentación, por parte de cultivos de kéfir, de agua a la que se ha añadido azúcar.

Es una fermentación que puede ser rápida en caso de condiciones favorables (temperatura, cantidad de cultivo inicial, …), de entre 24 y 48 horas, pero que normalmente suele durar entre 3 y 5 días. Esto permite que el cultivo de kéfir acabe casi completamente con el azúcar.

El Kéfir de agua en un correcto embotellado ó almacenamiento, tiene una duración mucho más prolongada  que la que presenta el kéfir de leche, ya que no contiene grasas o proteínas que puedan oxidarse y aportar un peor gusto. Está completamente libre de lactosa o de otro lácteo.Comparte con el kéfir de leche sólo el nombre, ya que no se emplea ningún lácteo en su elaboración.

El contenido nutricional de 100 gramos de kéfir de agua es:

  • Aprox. 8 kcal.
  • 0 g de grasa.
  • Aprox. 2 g de hidratos de carbono.
  • 0 gramos de proteínas.
  • Contenido en microorganismos aproximado 108 UFC/mililitros.

 

Kéfir de agua y Kéfir de leche (diferencias y comparativa)

Señalar que la principal diferencia entre el Kéfir de agua y de leche se baja en el medio en el que crece, es decir, si un usuario tieneproblemas de autoinmunidad o de intolerancia a los lácteos, la mejor elección sin duda es el Kéfir de agua, no obstante hay que reseñar un aporte adicional del que es portador el kéfir de leche, ya que no es únicamente una bebida, sino un alimento líquido, por lo tanto, es un producto ideal como comida rápida, ya que, además, es probiotico.

 

¿Dónde comprar Kéfir?

En alguna ciudades sigue siendo complejo encontrar Kéfir, dado que a día de hoy no está realmente implantado en nuestra dieta, no obstante existen varios recursos para adquirirle.

El kéfir puedes encontrarlo en herbolarios de tu localidad,

En algunos supermercados puedes encontrarlo ya preparado para consumir, como en Mercadona o en Carrefour, pero éste viene con aditivos ó ingredientes añadidos que pueden modificar su naturaleza y particularidad.

Sin duda el método más extendido es a través de internet , dentro de portales como Amazon podemos encontrar distintos productos en relación al consumo y a la producción.

Ver siguiente enlace:

https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Daps&field-keywords=kefir&rh=i%3Aaps%2Ck%3Akefir

Valor nutricional del Kéfir de Leche:

175 ml de kéfir elaborado con leche contienen:

  • Calcio: 20 % de la cantidad diaria recomendada (CDR).
  • Fósforo: 20 % de la CDR.
  • Vitamina B2: 19 % de la CDR.
  • Vitamina B12: 14 % de la CDR.
  • Magnesio: 5 % de la CDR.
  • Hidratos de carbono: 7,8 gramos.
  • Proteína: 6 gramos.
  • Grasa: 3-6 gramos (según el tipo de leche).
  • Vitamina D.
  • 100 calorías
  • Compuestos bioactivos: ácidos orgánicos y péptido

Como siempre y para ilustrar todo lo anterior, os dejamos un vídeo explicativo donde se pone de manifiesto cada uno de los ítems abordados en el artículo: