Adiós a las manchas dentales ✓

 

 

 

La prevención es la mejor medida a la aparición de las manchas dentales, una higiene dental exhaustiva es la mejor medida en prevención de las manchas de los dientes, no obstante, la edad y el hábito alimentario hacen evitentes la aparición de las tan temidas manchas de nuestra dentadura.

Tipos de manchas dentales:

Las manchas en la dentadura aparecen con el paso de los años y lo más habitual es que se deban a factores externos relacionados con nuestros propios hábitos de higiene y alimentación.
Podemos distinguir entre tres tipos de manchas diferentes por la propia coloración de las mismas:
(Manchas marrones, amarillas y blancas)

Manchas marrones:

Este tipo de manchas son las más visibles debido al contraste que presentan en relación al esmalte de la propia dentadura.
De carácter superficial y por ésto las más sencillas de eliminar , son generadas por el hábito consumo de Tabaco, té y café.

Manchas amarillas:

El origen de las manchas de este color está originado por la ingestión y contacto de la dentadura por alimentos de carácter ácido, como pueden ser los cítricos y diversos tipos de vinagre.
No obstante determinados tipos de antibióticos denominados “tetraciclinas”, principalmente administrados a niños pueden generar la decoloración y la erosión de la capa de esmalte , encargada de la protección del diente y de la presencia del color blanco uniforme característico de una dentadura protegida.

Manchas blancas:

Las manchas blancas en los dientes tienen diversos orígenes. Pueden ser síntoma de una nutrición deficiente en la que hay escasez de calcio o hierro.

En otras ocasiones, este tipo de manchas aparecen como consecuencia de una caries que empieza a provocar la descalcificación del esmalte.

Productos para blanquear la dentadura

Los productos utilizados para el blanqueamiento dental son el peróxido de hidrógeno y  el peróxido de carbamida. Cuando mayor es la concentración de peróxido de hidrógeno, mayor será su efectividad, pero más precauciones de deberán tomar en su uso, por este motivo es importante acudir al dentista para este tipo de tratamientos.

Los productos para su uso en casa, por lo general consisten en moldes en forma de arco dental, en el que se añade un gel o espuma blanqueadora, que hay que aplicar durante un tiempo determinado.

Limpieza Bucal, tratamiento blanqueante y carillas:

Limpieza Bucodental:

Entre los procesos que vamos a señalar, éste es el más rápido y sencillo.

Si las manchas son superficiales -como ocurre con las provocadas por el tabaco y los hábitos alimenticios- éstas pueden ser quitadas con una limpieza bucodental llevada a cabo por un dentista ó un higienista de confianza.
Ya que existen muchas maneras de realizar una limpieza, es necesario resaltar que para que este tratamiento sea efectivo, la higiene dental debe ser exhaustiva.

La duración del proceso de limpieza bucal es entorno aproximado de una hora.

Ésta incluye, además de otros procedimientos, un cepillado con pasta especial y aeropulidor de bicarbonato.

En concreto, el aeropulidor es el encargado de retirar las manchas superficiales que se hayan podido quedar adheridas al diente y de esta forma, recuperar su blanco natural.

Tratamiento Blanqueante:

Este tratamiento incluye unas férulas con gel blanqueador que el paciente se coloca en casa y una sesión de lámpara de luz fría en la clínica, que sirve para potenciar la acción de las férulas.

Las carillas:

Las carillas dentales son unas finas láminas de porcelana o composite que se adhieren a la cara frontal del diente para mejorar el aspecto de la sonrisa. Una de las ventajas de este tratamiento es que todas las carillas se crean a medida, ya que cada persona tiene unas necesidades estéticas concretas y diferentes a las del resto. Esto hace posible que puedas elegir tú mismo el color, la forma, el tamaño o la posición de tus dientes.

Las carillas pueden corregir defectos en los dientes como desgastes, fracturas, malposiciones, separaciones, decoloraciones o manchas de tetraciclinas, así como dientes de pequeño tamaño o con formas irregulares.

Mientras que hay estudios recientes que afirman que las carillas de porcelana (Lumineers o e.max) pueden llegar a durar alrededor de 20 años, las de composite tienen una vida media estimada de entre 5 y 10 años, aunque necesitan mantenimientos regulares para conservar el color y el brillo.

 

¿Puedo/debo blanquear mis dientes con bicarbonato?

El Bicarbonato de sodio, es sin duda un  remedio casero efectivo para el blanqueamiento pero aporta a su vez un riesgo a tener en cuenta que señalamos a continuación.

Proceso de limpieza y blanqueamiento con bicarbonato

Mezcla el bicarbonato de sodio en una taza pequeña, mezcla la mitad de una pequeña cucharada (1gr. Aproximadamente) de bicarbonato de sodio con unas gotas de agua. Cerciórate de que tenga la consistencia de una pasta, así podrás aplicarla con más facilidad.

Cepilla tus dientes durante uno o dos minutos, se desaconseja prolongar mayor tiempo el cepillado para evitar la acción abrasiva que pueda desempeñar.

Enjuágate para eliminar el bicarbonato y enjuaga tu boca con agua o con enjuague bucal.
Debes repetir el proceso de lavar tus dientes con bicarbonato cada dos días durante una o máximo dos semanas.

Advertencias:

  • El bicarbonato puede disolver el pegamento de ortodoncia. No utilices este método si tienes aparatos dentales.
  • No utilices este método frecuentemente ya que la abrasión puede dañar el esmalte de tus dientes de forma permanente